Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

domingo, 26 de octubre de 2014

ISAIAS DE JUDA

Todos le conocen a Isaías como el Profeta, según Rae: (Del lat. prophēta, y este del gr. προφήτης): Hombre que predice acontecimientos futuros o el que habla en nombre y por inspiración de Dios, etc.). Cántico primaveral lo tratará como Isaías de Judá. En el siglo VIII antes de Jesucristo, las personas se distinguían por el significado de su nombre, que en este caso significa “Yahvé es salvación”; hoy se distingue por el apellido. A este blog no se trae a Isaías por su calidad de profesión, sino por su calidad de poeta, asimilable a Job, según la Biblia. La historia narra que su nacimiento pudo haber ocurrido en el año 760 antes de la era cristiana, hijo de Amós y primo de Ozías, casado con una profetisa con la cual tuvo dos hijos. Su muerte fue en forma de aserramiento en la persecución provocada por el rey Manasés.
Se opuso a la política de alianza de los reyes de Judá con los imperios extranjeros; y por el contrario, a realizarlas con Yahvé, para salvar la ciudad, la cual se logró.
Como poeta, su obra fue de estilo brillante, preciso, armonioso y novedoso. En “cantos del Siervo”(*) compuesta de cuatro partes, todas ellas en tercera persona, que aduce fueron escritas por sus discípulos; excepto, la tercera que está considerada escrita por el mismo en forma autobiográfica.
En la obra de Isaías, los críticos han concluido que tiene tres clases de Isaías:
El Primer Isaías, el histórico, en donde se muestran su vocación y la preocupación por la realidad concreta de su pueblo.
El Segundo Isaías, el profético, persona fervoroso y optimista, con una profunda fe en Dios como señor de la historia. Solidario con el pueblo que sufre los arrebatos políticos. Como teólogo, conocedor de las tradiciones proféticas y teológicas de su pueblo. Abierto al mundo religioso y cultural de su entorno.
El Tercer Isaías, es el de la formación de un pueblo de justos que agraden y sirvan a Dios.
La obra de Isaías de Judá es muy amplia, aquí tenemos en cuenta dos poemas:


CANTO A NOMBRE DE UN AMIGO

Voy a cantar en nombre de mi amigo
un canto de amor a su viña.
Mi amigo tenía una viña en fértil collado.
La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas;
construyó en medio una atalaya y cavó un lagar.
Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones.


(*) CANTOS DEL SIERVO DE DIOS

Canto # 1
ISAÍAS 42.
1
 Aquí está mi siervo, a quien sostengo,
mi elegido, en quien me deleito.
He puesto en él mi espiritu
para que traiga la justicia a todas las naciones.
2
 No gritará, no levantará la voz,
no hará oir su voz en las calles,
3
 no acabará de romper la caña quebrada
ni apagará la mecha que arde débilmente.
Verdaderamente traerá la justicia.
4
 No descansará ni su ánimo se quebrará,
hasta que establezca la justicia en la tierra.
Los países del mar estarán atentos a sus enseñanzas.
5
 Dios, el Señor, que creó el cielo y lo extendió,
que formó la tierra y lo que crece en ella,
que da vida y aliento a los hombres que la habitan,
dice a su siervo:
6
 Yo, el Señor, te llamé y te tomé por la mano,
para que seas instrumento de salvación;
yo te formé, pues quiero que seas señal
de mi alianza con el pueblo, luz de las naciones.
7
 Quiero que des vista a los ciegos
y saques a los presos de la cárcel,
Del calabozo donde viven en la oscuridad.
8
Yo, Yahvéh, ese es mi nombre,
Mi gloria a otro no cedo,
Ni mi prez a los ídolos.
9
Lo de antes ya ha llegado,
Y anuncio cosas nuevas;
Antes que se produzcan os lo hago saber.
Canto # 2
ISAÍAS 49.
1
 Óiganme, países del mar,
préstenme atención, naciones lejanas:
El Señor me llamó desde antes de que yo naciera;
pronunció mi nombre
cuando aún estaba yo en el seno de mi madre.
2
 Convirtió mi lengua en espada afilada,
me escondió bajo el amparo de su mano,
me convirtió en una flecha aguda
y me guardó en su aljaba.
3
 Me dijo: Israel, tú eres mi siervo,
en ti me mostraré glorioso.
4
 Y yo que había pensado:
He pasado trabajos en vano,
he gastado mis fuerzas sin objeto, para nada.
En realidad mi causa está en manos del Señor,
mi recompensa está en poder de mi Dios.
5
 He recibido honor delante del Señor mi Dios,
Pues él ha sido mi fuerza.
El Señor, que me formó desde el seno de mi madre
para que fuera su siervo,
para hacer que Israel, el pueblo de Jacob,
se vuelva y se una a él,
6
 dice así:
No basta que seas mi siervo
solo para restablecer las tribus de Jacob
y hacer volver a los sobrevivientes de Israel;
yo haré que seas la luz de las naciones,
para que lleves mi salvación
hasta las partes más lejanas de la tierra.
7
 El Señor, el redentor, el Dios Santo de Israel,
dice al pueblo que ha sido totalmente despreciado,
al que los otros pueblos aborrecen,
al que ha sido esclavo de los tiranos:
Cuando los reyes y los príncipes te vean,
se levantarán y se inclinarán delante de ti
porque yo, el Señor, el Dios Santo de Israel,
te elegí y cumplo mis promesas.

Canto # 3
ISAÍAS 50.
4
 El Señor me ha instruido
para que yo consuele a los cansados con palabras de aliento.
Todas las mañanas me hace estar atento
para que escuche dócilmente.
5
 El Señor me ha dado entendimiento,
y yo no me he resistido
ni le he vuelto las espaldas.
6
 Ofrecí mis espaldas para que me azotaran
y dejé que me arrancaran la barba.
No retiré la cara de los que me insultaban y escupían.
7
 El Señor es quien me ayuda:
por eso no me hieren los insultos;
por eso me mantengo firme como una roca,
pues sé que no quedaré en ridículo.
8
 A mi lado está mi defensor:
¿Alguien tiene algo en mi contra?
¡Vayamos juntos ante el juez!
¿Alguien se cree con derecho a acusarme?
¡Que venga y me lo diga!
9
 El Señor es quien me ayuda.
¿Quién podrá condenarme?
Todos mis enemigos desaparecerán
como vestido comido por la polilla.

Canto # 4
ISAÍAS 52, 13 - 53, 12.
52, 13 Mi siervo tendrá éxito,
será levantado y puesto muy alto.
14 Así como muchos se asombraron de él al ver su semblante,
tan desfigurado que había perdido toda apariencia humana,
15 así también muchas naciones se quedarán admiradas;
los reyes, al verlo, no podrán decir palabra,
porque verán y entenderán algo que nunca habían oído.
53, 1
 ¿Quién va a creer lo que hemos oído?
¿A quién ha revelado el Señor su poder?
2
 El Señor quiso que su siervo creciera como planta tierna
que hunde sus raíces en la tierra seca.
No tenía belleza ni esplendor,
su aspecto no tenía nada atrayente.
3
 Los hombres lo despreciaban y lo rechazaban.
Era un hombre lleno de dolor, acostumbrado al sufrimiento.
Como a alguien que no merece ser visto,
lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta.
4
 Y sin embargo él estaba cargado con nuestros sufrimientos,
Estaba soportando nuestros propios dolores.
Nosotros pensamos que Dios lo había herido,
que lo había castigado y humillado.
5
 Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía,
fue atormentado a causa de nuestras maldades;
el castigo que sufrió nos trajo la paz;
por sus heridas alcanzamos la salud.
6
 Todos nosotros nos perdimos como ovejas,
siguiendo cada uno su propio camino,
pero el Señor cargó sobre él la maldad de todos nosotros.
7
 Fue maltratado, pero se sometió humildemente,
y ni siquiera abrió la boca;
lo llevaron como cordero al matadero,
y él se quedó callado, sin abrir la boca,
como una oveja cuando la trasquilan.
8
 Se lo llevaron injustamente,
y no hubo quien lo defendiera;
nadie se preocupó de su destino.
Lo arrancaron de esta tierra,
le dieron muerte por los pecados de mi pueblo.
9
 Lo enterraron al lado de hombres malvados,
lo sepultaron con gente perversa,
aunque nunca cometió ningún crimen
ni hubo engaño en su boca.
10 El Señor quiso oprimirlo con el sufrimiento.
A continuación…Canto 4, cont.
Y puesto que él se entregó en sacrificio por el pecado,
tendrá larga vida y llegará a ver a sus descendientes;
por medio de él tendrán éxito los planes del Señor.
11 Después de tanta aflicción verá la luz,
y quedará satisfecho al saberlo;
el justo siervo del Señor liberará a muchos,
pues cargará con la maldad de ellos.
12 Por eso Dios le dará un lugar entre los grandes,
y con los poderosos participará del triunfo
porque se entregó a la muerte
y fue contado entre los malvados,
cuando en realidad cargó con los pecados de muchos
e intercedió por los pecadores.





JUAN LOZANO Y LOZANO

En esta oportunidad he traído a un colombiano de nombre JUAN LOZANO Y LOZANO, nacido en Ibagué Tolima el 6 de abril de 1902 y fallecido...