Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 29 de septiembre de 2012

ESTACIONES DEL AÑO

PRIMAVERA:

Este tiempo de la vida que corre de prisa
Va dejando una estela con sin igual marca.
Ella queda para el mundo, igual que se desliza,
huellas inundadas de  fe y de esperanza.
En su apogeo mantiene el completo vigor
Como si fuera los inicios  y juventud de la vida;
En umbelas se agrupa igual que bella flor,
Cultivada en jardines de tierra consentida.

Es la primavera que cantan los turpiales,
Las alondras los canarios y sinsontes;
Son las cebas de ganados en corrales;
Son los árboles que se izan en los montes;
Son pampas cubiertas de exquisitas hierbas,
Aradas por el hombre con suficiente rigor;
son despensas de cultivos en reservas;
Y son capullos que germinan en la flor.

Es tan bella la temporada de primavera,
Que se presta para el romance entre dos:
La tertulia expresada se refleja abaniquera
Y los sentimientos de ambos, siguen en pos.
Es un cúmulo ¡en verdad! De devoción;
Pareciera que el instante nunca terminaría,
Pues se conjuga con profunda emoción;
Ya que de la primavera, embelesa su alegría.

 VERANO:

De la alegría primaveral al sofocante sudor.
De los días cortos a los días más largos.
Del clima suave al clima de calor abrazador.
Y de la ensoñación y el romance a los letargos.
Del celo donde se encubó la procreación animal,
Al cuido de los críos de familias ya nacidas;
Del tiempo del asueto al tiempo del agonal
Y las familias numerosas, a pradera cencida.

 Ya es otra etapa de la vida, es de fulgor
Porque la prole se ha crecido enseguida.
Las aves en la estancia currucutean de amor
Y las pampas se cubren de tinta colorida.
El romance que ayer nació, hoy se cristaliza.
La semilla que ayer se sembró, hoy germina.
El esfuerzo del hábil agrimensor futuriza:
Despensas llenas, y en el jardín, flor amarantina.

Del verano se rescatan: Los paseos de olla;
Los baños campestres en charcos de quebrada;
El buqué servido en elegante y vistosa charola;
Y recreación deportiva con pernoctar acampada.
En el verano también se siega lo sembrado;
Se recogen las flores que embellecerán los altares;
Se venderá en la feria: hatos de ganado cebado
Y la dulzura embotellada de mieles de los abejares.

OTOÑO:
 
Ya llenos los silos por almacenaje de cosechas
Y las arcas completas por ventas de lo cultivado;
Las tierras se preparan para iniciar barbechas
Y se reúnen las malezas en sitio seleccionado.
Los días se acortan y las temperaturas bajan;
Las lluvias se asoman para mojar lo labrado;
Y lo que ayer fue polvo las aguas hoy ablandan,
Preparando las tierras, para ser de nuevo arado.
 
Emigran las aves por el aumento del frío;
Escasea la comida y también el descobijo;
Otros lares volverán a aunar el amorío,
Otorgando alimento y un poco de cobijo.
Se vacían las plantas de sus verdosas hojas,
las praderas se cubren con su segundo heno.
De primavera y de verano, otoño es paradoja;
Mientras las partes bajas, se cubren de cieno.
 
Preparase entonces un nuevo momento:
Los ganados alimentarán del segundo heno.
Los capataces, atenderán a su asueto,
Que se hará presente, en próximo invierno,
Emigrando entonces aquellas familias
De recreo y sosiego e irán a otro lado;
Pues es tiempo de practicar las vigilias
En receso, por cansancio del tiempo pasado.

INVIERNO:

Las lluvias atropellan las estancias y praderas.
Los caudales se rebosan, la tierra se ablanda;
Por exceso de agua, destruyese las aguaderas;
Sólo de los silos almacenados, aparece la vianda.
Las haciendas se evacúan de sus moradores,
En el campo cuídale muy poco los eriales,
Los días y las noches consúmense aburridores,
Ya que en ninguna parte se celebran agonales.

Es tiempo de nostalgia y transición.
La tierra descansa, igual que el humano;
las aves han buscado otra acomodación
y los hombres han mudado hacia el altiplano.
Sólo humilde servidor: mantiene los ganados,
Tasa las comidas, otea y repara los linderos,
Conserva inmuebles y menajes abrigados,
Y reparados y colmados los abrevaderos.

Cuando estación invernal va llegando a su fin,
Aparece de nuevo el capataz en la hacienda,
Revisa y selecciona rebaños, eras y jardín
Y se prepara iniciar de nuevo, otra leyenda.
Pasaron primavera y verano aumentando arcas;
Más luego, el otoño y el invierno, mermándolas.
Esa es la vida de las estaciones en las comarcas,
Ritmo anualizado de labor, para ajustarlas.

Medellín, 16 Y 17 de marzo de 2012

 

 

JUAN LOZANO Y LOZANO

En esta oportunidad he traído a un colombiano de nombre JUAN LOZANO Y LOZANO, nacido en Ibagué Tolima el 6 de abril de 1902 y fallecido...