Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 1 de agosto de 2009

¡QUE TARDE DE ENERO!


¡Que tarde de enero tan bella!:

El cielo de un azul celeste

lleno de mechones, cual cabello

corto y crespo ensortijado,

color de un transparente albo.


Hacia el horizonte, gris tenue

tirando a negruzco o pardo

y regresando al blanquecino

o mejor dicho al blandco blanco.


El sol les hería sutilmente

mientras tanto llegaba el ocaso;

y fueron diluentes como cirros

abandonando el firmamento,

no sin antes abrazar, un ligero


naranja carmesí del momento.

Las montañas se fundieron con gris

tenue. El cosmos tornaba de colores:

De azul celeste al más claro

luego cobalto aluminizado.


¡Vaya!... y ¡que zarcillos tan finos

en el cielo lo de esta tarde!

¡Bella tarde de enero soleada!

Y los muchos tallitos de nubes

se agotaron, dejando el empíreo

delicadamente estrellado.


10 de enero de 2007


domingo, 26 de julio de 2009

LA LABOR DEL HOMBRE


Un levantarse y santiguarse cada mañana

es la rutina que todos los días,

ejerce en este mundo la especie humana,

para almacenar el cúmulo de experiencias vividas.


Sumergido en sueños...

Nuesto cuerpo cada día descansa,

de los múltiplos empeños

que realizamos en la vida diaria.


Dormir, despertar e incorporarse,

tomar el baño, vestirse y desayunar;

salir presuroso para transportarse


y contra el tiempo llegar a trabajar

y con una venia saluda y emprende

la tarea diaria de la labor del hombre


3 de octubre de 1989

CUENTO - EL INTERCAMBIO

Comenzó una mañana fresca después de un día de trabajo al dejar un puente largo de tres (3) días. Él salió y ella también, ya ambo...