Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 21 de enero de 2012

FRANCISCO RESTREPO GÓMEZ


Algunos historiadores consideran el año de nacimiento 1884, otros el año 1889, pero en lo que coinciden es en el año de su muerte 1924 en Bogotá; un período de vida corta entre 35 y 40 años. Su vida fue trágica y menesterosa.
Partícipe de la Gruta Simbólica. En una de sus reuniones se presentaros 38 sonetos para concurso y el ganador fue el poeta que en esa ocasión estuvo ausente por una novedad con la policía que lo llevó a una detención tras la rejas.
Muchos de sus poemas han sido llevados a la música; tales como: Las Aguas del Magdalena por Alejandro Wills y que es rescatada en Chile en 1917 por el Dúo Gardel Razzano quien firmó como propio con el nombre de Rumores.
Rumores
Bambuco
Música: Carlos Gardel / José Razzano

Letra: Francisco Restrepo Gómez

Tras de las verdes colinas
asoma la luna llena
y con su nieve divina
torna en honda cristalina
las aguas del Magdalena.

Se oyen rumores de orquesta
sobre las altivas palmas
respira amor la floresta
y están las brisas de fiesta
y están muy tristes las almas.

Las almas como la mía,
alegres y soñadoras,
viven en cruel agonía
deshojando noche y día
nostalgias abrumadoras.

Y suenan voces perdidas
parecidas a mis penas;
son voces doloridas,
sobre las aguas dormidas
del hermoso Magdalena.

Hay muchas composiciones llevadas a la música, que nos permiten recordar a Francisco Restrepo Gómez. Un talento Colombiano en el mundo.

Colaboró en las lecturas Dominicales del periódico El Tiempo, en la revista Cromos en El Gráfico de Argentina en donde se publicaron muchas de sus poesías, pues su traza poética era de infinita melancolía. Otras composiciones “Corazoncito Mío”, “Se Fue”, “Yo No Paso Por Tu Casa”, “Canta Mis Coplas”, “Ingratitud”, etc. Su obra poética se encuentra en periódicos y revistas “Generación del Centenario” 1910-1920; en sus libros: “Solariegas” y “La Copla Eterna”.

El poema INGRATITUD es una enseñanza a puño para todos. Una verdad que ocurre a diario; más sin embargo, no corregimos la actitud y continuamos practicando la falta de agradecimiento por los favores y las ayudas recibidas. Me duelo a diario al encontrar entre nosotros, como la “ingratitud” la hemos hecho una “virtud”; La pongo entre comillas, porque no puede ser. Así, nunca seremos conniventes con la paz que tanto añoramos.

Este poema de Francisco Restrepo Gómez es de reflexión perenne.

INGRATITUD
Complicaciones arduas del corazón humano,
misterios insondables de la naturaleza, la
vida es un problema, la vida es un arcano y
por el mundo agitan su
vuelo soberano dos aves de
rapiña: la muerte y la tristeza.

Olvidos, desengaños, desilusiones crueles,
incompasivas almas de emponzoñado seno, por todas
partes luchas, por todas partes hieres, y en cuyo
fondo guardan acíbar y veneno.

Yo todo lo perdono con voluntad de acero; apuro
hasta las heces mi vaso de acritud; mas perdonar no
puede mi corazón sincero a un monstruo abominable,
aterrador y fiero que habita entre los hombres,
llamado ingratitud.

Perdono al envidioso y al que con lengua insana
reputaciones hiere, virtudes y honras trunca; perdono
en sus mil formas a la perfidia humana, perdono al
que se vende como una cortesana, perdono al
asesino, pero al ingrato nunca!

Porque el ingrato encierra del crimen la simiente
y todas las negruras entre su corazón y en sus
entrañas lleva veneno de serpiente y ataca por la
espalda, pero jamás de frente; recibe un bien y a
cambio devuelve una traición.

La ingratitud es sombra, la ingratitud sin duda es
el mayor pecado de todos los pecados; es de todas las
armas el arma mas aguda, es una vieja escuálida de
faz torva y ceñuda que tiene por vivienda los pechos
depravados.

Ayer en un recodo del áspero camino que cruzo
yo en mi senda con gran resignación halle tendido y
débil a un pobre peregrino; solícito y amante le di a
beber mi vino, le di mi franca mano, después mi
corazón.

Con ardoroso empeño calme su sed ardiente cubrí
sus desnudeces de mísero gitano, ungí todas sus
llagas y cariñosamente seque con mi pañuelo su
sudorosa frente como si se tratara de mi mejor
hermano.

Más tarde los caprichos de la voluble suerte
llenaron mi camino de zarzas y dolor; quedé sobre la
senda desnudo, mustio, inerte, como si las caricias
de un hálito de muerte sobre mi sien posaran su
gélido sopor.

También fui peregrino; fatigas y asperezas como
voraces cuervos llegaron a mi ser; cubriose mi
existencia de incógnitas tristezas y solamente nubes,
abrojos y malezas mis enturbiados ojos hallaron por
doquier.

Y tuve sed y frío, pero ninguna mano me dio a
beber su copa, ninguna mano amiga cubrió mis
desnudeces de mísero gitano, ninguna quiso entonces
sacarme del pantano y hacer menos pesada la cruz de
mi fatiga.

Y aquel a que un día mi mano compasiva cubrió
de beneficios, sirviole de sostén, paso por mi sendero
con actitud altiva. Cubierto de riquezas y de oropeles
iba y al verme hizo una mueca de orgullo y de
desdén.

Siguió tranquilo y firme sin recordar acaso que
alguna vez estuvo con hambre y sin abrigo, sin
recordar que un día fui sol para su ocaso, para sus
labios fuente, para su sien regazo y para sus tristezas
cordial y franco amigo.

Por eso resignado, humilde y sin encono, apuro
hasta las heces mi vaso de acritud, en brazos del
destino sereno me abandono, perdono todo, todo,
pero jamás perdono al rey de los delitos, al monstruo
ingratitud.

JUAN LOZANO Y LOZANO

En esta oportunidad he traído a un colombiano de nombre JUAN LOZANO Y LOZANO, nacido en Ibagué Tolima el 6 de abril de 1902 y fallecido...