domingo, 26 de marzo de 2017

IDEA VILARIÑO

Poeta, ensayista, traductora, docente y crítica literaria uruguaya, conformó la generación del 45, pues nació en Montevideo el 18 de agosto de 1920 y murió en la misma ciudad, el 28 de abril de 2009, a la edad de 89 años, dejando un escrito: “Nada de cruces. No morí en la paz de ningún señor. Cremar”. De carácter duro e implacable; mujer hermosa en toda su naturaleza, huérfana, enferma, violinista, y con un encanto especial: Sembrar jardines donde viviera y hacerlos florecer. Ah… Y profesora, enseñando lo que la vida le había dotado.

Hija de Leandro, poeta anarquista, del cual no se editó ninguna obra; y Josefina Romaní, lectora y bastante enferma. Fue una familia de cinco (5) hermanos: Dos hermanos mayores: Azul (hermano) y Alma (hermana); y dos menores: Poema (hermana) y Lumen (hermano). Vivían en la calle Inca, en una casa con patio, plantas, animales. Los problemas económicos los llevaron a cambiar de residencia a justicia 2275, vivienda chica en piedra y polvo, que los enfermó a todos. Era una familia musical con Idea en el violín, Numen en el piano y el padre poeta. Idea también fue gran lectora como su madre.


Tuvo un novio en la infancia de nombre Rubén Cosito. En 1968 conoce a Jorge Liberatti, se casa con este en 1975 y se divorcia en 1986. Fue admiradora de Juan Carlos Onetti e íntima amiga de Raúl Sendic del movimiento de los Tupamaros. No dejó descendencia.

Obra poética:

Ya en desnudez total; Quiero morir; Cuándo ya noches mías; Lo que siento por ti; Tal vez no era pensar; El mar no es más que un pozo; Poema número 19; La soledad; Mediodía; Tarde; El Olvido; La Noche; El Mar; Callarse; Eso; Trabajar para la muerte; Una vez; Si muriera esta noche; Pasar; Y seguirías sin mí; Un huésped; El encuentro; Te estoy llamando; Ya no; Carta II; Los orientales

YA EN DESNUDEZ TOTAL

Ya en desnudez total
extraña ausencia
de procesos y fórmulas y métodos
flor a flor,
ser a ser,
aún con ciencia
y un caer en silencio y sin objeto.

La angustia ha devenido
apenas un sabor,
el dolor ya no cabe,
la tristeza no alcanza.
Una forma durando sin sentido,
un color,
un estar por estar
y una espera insensata.

Ya en desnudez total
sabiduría
definitiva, única y helada.
Luz a luz
ser a ser,
casi en amiba,
forma, sed, duración,
luz rechazada.


LA NOCHE

Es un oro imposible de comprender, un acabado
silencio que renace y se incorpora.

Las manos de la noche buscan el aire, el aire
se olvida sobre el mar,
el mar cerrado,
el mar,
solo en la noche, envuelto
en su gran soledad,
el hondo mar agonizando en vano...

El mar oliendo a algas moribundas y al sol,
la arena a musgo, a cielo, el cielo
a estrellas. La alta noche sin voces
deviniendo en sí misma, inagotada y plena,
es la mujer total con los ojos serenos
y el hombre silencioso olvidado en la playa,
el alto, el poderoso, el triste,
el que contempla,
conoce su poder que crea, ordena el mundo,
se vuelve a su conciencia que da fe de las cosas,
y el haz de los sentidos le limita la noche.

I

Concédeme esos cielos, esos mundos dormidos,
el peso del silencio, ese arco, ese abandono,
enciéndeme las manos,
ahóndame la vida
con la dádiva dulce que te pido.

Dame la luz sombría, apasionada y firme
de esos cielos lejanos, la armonía
de esos mundos sellados,
dame el límite mudo, el detenido
contorno de esas lunas de sombra,
su contenido canto.

Tú, el negado, da todo,
tú, el poderoso, pide,
tú, el silencioso, dame la dádiva dulcísima
de esa miel inmediata y sin sentido.


II

Estás solo, lo mismo.

Yo no toco tu vida, tu soledad, tu frente,
yo no soy en tu noche más que un lago, una copa,
más que un profundo lago,
en que puedes beber aun cerrados los ojos,
olvidado.
soy para ti como otra oscuridad, otra noche,
anticipo de la muerte,
lo que llega en el día frío el hombre espera, aguarda,
y llega y él se entrega a la noche, a una boca,
y el olvido total lo ciega y lo anonada.

Sin límites la noche,
pura, despierta, sola,
solícita al amor, ángel de todo gesto...

Estás solo, lo mismo.
Ebrio, lúcido, azul, olvidado del alma,
concédeme a la hora.

EL MAR


Tan arduamente el mar,
tan arduamente,
el lento mar inmenso,
tan largamente en sí, cansadamente,
el hondo mar eterno.
Lento mar, hondo mar,
profundo mar inmenso...
Tan lenta y honda y largamente y tanto
insistente y cansado ser cayendo
como un llanto, sin fin,
pesadamente,
tenazmente muriendo...
Va creciendo sereno desde el fondo,
sabiamente creciendo,
lentamente, hondamente, largamente,
pausadamente,
mar,
arduo, cansado mar,
Padre de mi silencio.



sábado, 11 de marzo de 2017

FLORES DE LAS ESTACIONES

clavel
FLOR DE INVIERNO

Todo lo que son las flores, enseñan belleza intrínseca.
¡Oh naturaleza! ¿Y cómo haces, creando cosas bellas?
En el primer verso, me refiero al ser, personas ellas,
cuyos sentidos, regodean a la creación forínseca[1].

Y la interioridad es una flor a recién abrirse,
porque está bañada con sutiles cualidades del alma;
cuando madura, sus bellos pétalos abrense en palma,
embriagando de armonía, a quien desea extasiarse.

¡Mírala! es una flor de invierno, también dará su fruto,
pues ha nacido para eso; del íntimo vientre, parirlo.
Pétalos a granel, matizados, traje para vestirlo,
ya, que por ser tan vistoso, se utilizare más que en bruto.

Y si eso es en el invierno, cómo será en el verano;
para que pensar en el otoño o tal vez la primavera,
el atavío se conservaba como en aguadera
como si estuviera en nicho o en arcano.

1° de enero de 2014 

demasquino
FLOR DE VERANO

Todo se admira en invierno, ¿por qué no hacerlo en verano?
En el invierno las flores son bellas, frescas y muy nuevas;
¿y en verano, las frescas flores se protegen con las grebas[2],
si en este tiempo, verlas bellas y frescas, no son malsano?

Únicamente en el trópico se generan bellas estas,
se puede decir más bien, son bellas… Bellas, por todo el año.
Quisiera el mundo, refrescarlas siempre con un simple baño,
cuidando de su permanencia para agasajos y fiestas.

Por eso un ramo de flores ofrecido en el verano,
es más meritorio, que aquellos ofrecidos en invierno.
Ya que en esta estación, perengano[3] puede ser fraterno;
no así, en el tiempo de verano, que nunca es diluviano.

Del verano también saldrá su prole. Es ley de la vida.
Si en invierno se conservan frescas, en verano son ellas
matices de tersura sublime, legadoras de huellas,
su frescura y belleza, ha de contenerse con brida.

21 de enero de 2014


campanilla
FLOR DE OTOÑO

Es la más bella y confortable temporada de la vida;
para algunas flores, es su declive, otras renacer.
La primera se avecina a su persistente fenecer;
Mientras, que para la segunda, su existencia es fluida.

Pero la flor de otoño  es a la juventud de la vida
ímpetu y solidez; belleza y lucidez; y transparencia.
Todo su trabajo y solidez están como en su ascendencia,
fortaleciendo procesos vivibles, antes de dar la huida.

En el otoño, a todo se le prepara para ser bello.
Son bellas las flores y también son bellas las juventudes;
tienen que ser bellas las amistades y las actitudes,
porque buenas aptitudes a lo que se hace, pone sello.

Y por eso en el otoño, se reinicia el laborar,
la preparación académica; así como el hogar.
Y es tiempo de ahorro, para agraciar familia con ajuar.
El mérito consiste: La flor y la vida, alargar.

26  de enero de 2014 

jacinto
FLOR DE PRIMAVERA

Se han dejado el crecimiento; y por ende, los adornos.
Se han dejado también, los abonos de flor y los estudios.
Comienza en la flor, matizar de belleza los preludios,
en todos los procesos de la vida, amenizar entornos.

Los seres humanos conservados, son flor primaveral;
porque en la primavera hay gran alegría y vivacidad;
etapa, en donde la vida es raudal de actividad;
para ambas, su fortaleza es existencia consustancial.

La primavera, es belleza es amor es fortaleza…
Y sin ella, la guapa existencia, jamás florecería.
La flor no brotaría y la vida humana no brincaría
de la niñez a la adultez; acabaría la altiveza.

No, no, no;… Toda la edad primaveral, es lo más inmenso y lo más bello.
La flor se confabula con el ser, para enamorar.
Es tiempo de a la pubertad, enseñarle el imaginar;
Se irgue de lo insondable, de la flor y del ser, el vello.

27 de enero de 2014

@canticoprimaveral
Elkin de Jesús Uribe Carvajal
uribece@yahoo.com
uribece@gmail.com
www.canticoprimaveral.blogspot.com
+57 (4) 3053331999











[1] (Del lat. forins?cus, fuera). adj. ant. Que está de la parte de fuera.

[2] f. Pieza de la armadura que cubría la pierna.
[3] m. f. Voz que se usa para referirse a una persona cuyo nombre se ignora.ara referirse a una persona cuyo nombre se ignora.

viernes, 24 de febrero de 2017

JUAN ZORRILLA DE SANMARTÍN

En el link que comparto a continuación está su obra TABARÉ, canto épico de América, mucho más importante que LA ARAUCANA, que es el canto épico chileno escrito por Alonso de Ercilla, español. Digo que es más importante porque lo escribió un americano, en este caso Juan Zorrilla de Sanmartín, uruguayo.


En ambos cantos, indiscutiblemente, queda la estela de la tristeza vivida por los españoles al paso conquistable de estas tierras y la muerte de nuestros indígenas; si no hubiera sido así, las costumbres hubieran sido otras. Hoy nos debemos a la llamada madre patria España, cambiada por lo que deberíamos ser, nuestra madre patria América.

De Juan Zorrilla podemos hablar muchas cosas, pero en este link, él habla sobre su vida, sobre Tabaré y sobre su pensamiento, el cual debemos respetar y homenajear constantemente,

Fue considerado el máximo representante de la poesía romántica uruguaya. Su obra además de Tabaré se encuentra en La Leyenda; La Patria; el Huerto Cerrado; Ortigas; Decadencia; Renacimiento; Resonancias del Camino; y el Libro de Ruth.

Comienza su obra en el año 1874, haciendo algunas ediciones en la revista La Estrella de Chile y en su primer libro poético Notas de un Himno en 1877; pero su obra cumbre indiscutible fue Tabaré, para la cual destinó diez (10) años y publicado en París en 1888. Patria fue publicada en 1879, escrita para un concurso literario de exaltación patriótica, excluida por su excesiva extensión.: Hay un canto en este link de youtube, hermoso, recomendable para nuestros lectores:



Tabaré, es un poema lírico de tono elegíaco. Tabaré es hijo de un cacique Charrúa, raza que pobló a Uruguay en un pasado lejano, se unió con una española cautiva de nombre Magdalena. El poema tiene influencia Becqueriana, compuesto en su mayor parte por cuartetos endecasílabos y heptasílabos. Luego de escribir Tabaré, Zorrilla realiza el resto de su obra en prosa:
1894: Resonancias del camino
1910: Huerto Cerrado, y La Epopeya de Artigas, escrita por encargo del gobierno, es una narración de los tiempos heroicos de Uruguay, en la que se muestra la figura de José Gervasio Artigas, fundador de la nacionalidad uruguaya.
1924: El sermón de la paz

1928: El libro de Ruth

sábado, 18 de febrero de 2017

DIALECTOS DE AMOR

En Haiku presento este poema, transcribo la definición de internet: 

"[haiku nombre masculino. Poema japonés de 17 sílabas nacido de la escisión del haikai,del cual se conservaron solo los tres versículos iniciales (de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente)."el haiku suplanta al haikai a finales del siglo XIX"]"

brindar cobijo
Susurré te amo
y te brinde cobijo:
Acabó el frío.

Bocas posaron,
desbordó la pasión:
¡Voceó amor!

Nos expresamos:
Yo te di, tú me diste:
¡Calor nos dimos!

Susurré te amo,
y con un simple abrazo,
pacto sellamos.

6 de diciembre de 2014 
pacto sellamos

Elkin de Jesús Uribe Carvajal
@canticoprimaveral
www.canticoprimaveral.blogspot.com
uribece@yahoo.com
uribece@gmail.com
(4)3053331999

sábado, 4 de febrero de 2017

HUMBERTO DIAZ CASANUEVA


Nace en Santiago de Cuba, zona metropolitana de Chile, el 8 de diciembre de 1906 y muere en Santiago el 23 de octubre de 1992, a la edad de 86 años. Dejó a su muerte 5 hijos: Maya, Leonardo, Alvaro, Isabel y Rodrigo. Se dedicó esencialmente a la poesía. Cursó estudios universitarios en Alemania, fue discípulo de Heidegger y su doctorado en filosofía lo alcanzó con la tesis de Ortega y Gasset. Fuera de literato, fue profesor en institutos y universidades de Estados Unidos, Chile y Venezuela; y diplomático, embajador de su país ante las Naciones Unidas, cargo en el que fue miembro del grupo ad-hoc de expertos en el Apartheid en Sudáfrica. Dos premios importantes: Nacional de Literatura en 1971 y municipal en 1992.

En su época fue considerado un poeta brillante de vanguardia, como Gabriela Mistral (Premio Nobel de Literatura), Vicente Huidobro, Pablo Neruda (Premio Nobel de Literatura). Influyeron en él, escritores  expresionistas y románticos alemanes como Nietzsche, Rilke, etc.

Su obra es compleja de vuelo visionario y metafísico plasmada de ética y estética. Dice Ana María del Re: A la complejidad normal y semántica de esta escritura se unen su densidad, rigor y trascendencia.


Publicaciones:
1926: El aventurero de Saba
1931: Vigilia por dentro
1942: El Blas coronado
1945: Réquiem
1947: La estatua de sal
1954: La hija Vertiginosa
1960: Los penitenciales
1966: El sol ciego
1970: Sol de lenguas
1980: El hierro y el hilo
1981: Veredicto
1982: El pájaro dunga
1984: La aparición; el traspaso de antorcha
1985: Niño de Robben Island
1991: Vox Tatuada

Dice Celedonio Torres Ávalos: Neruda nos recuerda en sus memorias que la poesía de Humberto Díaz Casanueva era “…bella e inmaculada, como ha seguido siéndolo per sécula.” Celedonio agrega: en efecto, estas dos palabras envuelven y eternizan su poesía. Sin embargo, creo que la palabra más justa para percibir su poética es precisamente ese carácter inmaculado. Y esta palabra debe entenderse, a mi criterio, desde un punto de vista místico, que en el caso de Díaz Casanueva vibra en todas las fibras de su obra.


REQUIEM I, II Y III

(1944)

 

Como un centinela helado pregunto: ¿quién se esconde en el tiempo y me mira? 
Algo pasa temblando, algo estremece el follaje de la noche, el sueño
errante afina mis sentidos, el oído mortal escucha el quejido del perro de
los campos. 
Mirad al que empuja el árbol sahumado y se fatiga y derrama blancos
cabellos, parece un vivo.
Pero no responde nadie sino mi corazón que tiran
reciamente con una larga soga.
Nadie, sino el musgo que sigue creciendo y cubre las puertas.
Tal vez las almas desprendidas anden en busca de moradas nuevas.
Pero no hay nadie visible, sino la noche que a menudo entra en el
hombre y echa los sellos.
   ¡Oh, presentimiento como de animal que apuntan! Terrible punzada que me hace ver. 

   Como en el ciego, lo que está adentro alumbra lo distante, lo cercano y lo distante júntense coléricos. 

Allá muy lejos, en el país de la montaña devoradora, veo unas lloronas de cabelleras trenzadas que escriben en las altas torres, me son familiares y amorosas, y parece que dijeran “unamos la sangre aciaga”.
   ¿Hacia donde caen los ramilletes? ¿Por qué componen los atavíos de los difuntos? 

¿Quién enturbia las campanas como si alguien durmiera demasiado?
   Aquí me hallo tan solo, las manos terriblemente juntas, como culebras asidas y todo se agranda en torno mío. 

   ¿Acaso he de huir? ¿Tomar la lancha que avanza como el sueño sobre las negras aguas? No es tiempo de huir, sino de leer los signos. 

   ¡Como ronda el corpulento que unta la espada! Las órdenes horribles salen a cumplir. 

De pronto escucho un grito en la noche sagrada, de mi casa lejana, como removidos sus cimientos, viene una luz cegada, una cierva herida se arrastra cojeando, sus pechos brillan como lunas, su leche llena el mundo lentamente.
 

II 

¡Ay, ya sé por que me brotan lágrimas! Por que el perro no calla y araña los troncos de la tierra, por qué el enjambre de abejas me encierra
y todo zumba como un despeñadero
y mi ser desolado tiembla como un gajo.
Ahora claramente veo a la que duerme. Ay, tan pálida, su cara como una nube desgarrada. Ay, madre, allí tendida, es tu mano que están tatuando, son tus besos que están devorando.
¡Ay, madre!, ¿es cierto, entonces? ¿Te has dormido tan profundamente que has despertado más allá de la noche, en la fuente invisible y hambrienta?
¡Hiéreme, oh viento del cielo!  Con ayunos, con azotes, con puntas de árbol negro.
Hiéreme memoria de los años perdidos, trechos de légamo, yugo de los dioses.
A las columnas del día que nace se enrosca el rosario repasado por muchas manos,
y el monarca en la otra orilla restaña la sangre.
Y todas las cosas quedan como desabrigadas en el frío mortal.
¿Acaso no ven al niño que sale de mí llorando, un niño a la carrera con su capa en llamas?
Yo soy, pues, yo mismo, jamás del todo crecido y tantos años confinado en esta tierra y contrito todo el tiempo, sujeto por los cabellos sobre el abismo como cualquier hijo de otros hijos, pero únicamente hijo de ti, ¡Oh, dormida, cuya túnica, como alzada por la desgracia llega al cielo y flota y se pliega sobre mi pobre cabeza! 

III 

¿Puede callar el hombre si está roto por los hados? ¿Jactarse de rumiar su polvo? ¿Le basta el silencio como un caudal sombrío?
¿No pertenecen los sordos himnos a los vivos de la coraza partida?
Aunque las palabras no puedan guiarnos debajo de las piedras por que están llenas de saliva, (son los carozos que arroja la caravana)
Yo he de cantar por que estoy muy triste, tengo miedo y las horas mudas mecen a mi alma.
Yo vuelvo el rostro hacia el lugar donde la sombra cubre a su recién nacida.
Palpo la piedra obscura que junta los labios, la mojan lágrimas y se enciende un poco y tiembla como si todavía quedaran sílabas cortadas.
Tu eres y no otra, tú que me estás mirando de todas partes y no me pudiste mirar de cerca, cuando las gradas de piedra aparecieron.
Vi de lejos el ángel que hendía la montaña,
Vi tu corona de sudor rodando por la noche,
Tu regazo lleno de hielo.
Ahora estamos de orilla a orilla y te llamo y los árboles se agitan como si fueras a aparecer alumbrada por el cielo.
Madre, ¿qué estás haciendo tan sola en medio del mar?
Y solamente responde mi propio corazón como un bronce vacío.
¿No tienes una cita conmigo? ¿No me dejarás entrar en el valle donde vagabundean las castas y los cuerpos desahogados perseveran?
¿O tal vez no puedo traspasar el umbral porque los muertos se arrojan coronas unos a otros y no me es dado entender los huesos ávidos?
Pero tú sólo estás dormida,
Bañada por la luz perpetua del amor
Y tu abrasada voluntad vaga entre las cosas terrenas como un coro desvelado que crece y me arrebata cuando te llamo en el silencio.
Cursó  estudios en el instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue un dirigente en la Asociación de Profesores que luchó por la reforma educacional.
El Poema Réquiem fue escrito en el año 1944 dedicado a la muerte de su señora madre. Es la manifestación de dolor sentida por el poeta al morir su progenitora. En éste desnuda las debilidades del hombre frente a la muerte. Es un canto de amor filial. Lo ha dicho Gabriela Mistral: “Llena el vacío que arrastra la poesía Chilena – de lo trágico –“.

Toda su obra se sitúa entre el simbolismo y el surrealismo.




sábado, 21 de enero de 2017

ESCUCHAD

escuchar amando
     ¡Escuchad!...
Pasivamente.
¡Dejad!...
No razonar la mente.

Pensamientos...
Vienen y van.
No detengas los momentos;
también se alejaran.
pensar en paz


Embelésate con el sonido.
Siente;
no con sentido.

Se paciente,
con lo que estás sintiendo;
pues es amor, comprendiendo.


29 de Octubre de 2001 
Paciencia

Tuiter: @canticoprimaveral
Blog: www.canticoprimaveral.blogspot.com
Propietario: Elkin de Jesús Uribe Carvajal
E-mail: uribece@yahoo.com
           uribece@gmail.com
Móvil: 3053331999

Observación: las cookies que se han añadido son las de Blogger, Google y AdSense.


martes, 17 de enero de 2017

RUDYARD KIPLING

2017

Relator, cuentista infantil, novelista y poeta, nacido en Bombay India en 1865 y fallecido en Londres en 1936, y desde los 6 años llevado a Inglaterra para estudiar en el United Services College, ambiente descrito en su novela Stalky C. Hijo de John Lockwood y Alice, de origen inglés. Premio Nobel de Literatura: 1907.

Regresa a la India en 1882, cuando cumplía sus 17 años y laboró en la Civil and Military Gazette de Lahore, por 7 años como editor y escritor de relatos. Luego en The Pioneer por 2 años.

Publica su primer libro a los 21 años, 1886, Departmental Ditties, colección de versos de circunstancias; 1887, Cuentos Simples de las Colinas; luego, Tres soldados, Bajo los Cedros Deodaras, El Ricksaw fantasma, La Historia de los Gadsby, En Blanco y Negro y El Pequeño Guillermo Winke. De características particulares, agudo en la observación, amplio en la inventiva y hábil en las descripciones; además de, rápido y sencillo, tono rudo y de actuar cínico.

Viajó por Japón y Estados Unidos, dejando constancia en cartas publicadas en The Pioneer. Bastante frondoso y todo tipo de escrituras. También visitó Australia y Sudáfrica. A la edad de 27 años contrae matrimonio con Caroline Starr de Nueva York, viviendo en ese país por 4 años. En 1901 escribe su obra maestra Kim: “En la que a través del hilo conductor de las aventuras de un muchacho ofrece un cuadro clásico de los aspectos más pintorescos de la India”.



Obras seleccionadas

1886, Cantinelas departamentales
1888, Cuentos de las colinas; Soldiers Three, The Story of the Gadsbys, In Black and White; Under the Deodars, The Phantom Rickshaw, Wee Willie Winkie
1891, Naulahka; Life's Handicap; La luz que se apaga
1892, Mandalay; Gunga Din
1893, Muchas invenciones
1894, El libro de la selva
1895, El segundo libro de la jungla
1896, Capitanes valientes
1898, El trabajo diario
1899, La carga del hombre blanco; Stalky & Cía.
1901, Kim
1902, Just So Stories for Little Children; Los ancianos
1904, Traffics and Discoveries
1906, Puck of Pook's Hill
1908, Canción de la patrulla
1909, Acción y reacción
1910, Recuerdos y cuentos
1912, Songs from Books
1917, Una diversidad de criaturas
1923, Historias de tierra y mar para scouts y guías
1926, Deudas y créditos
1928, El libro de las palabras
1930, Thy Servant a Dog
1932, Limits and Renewals

Dos poemas trascendentales de gran enseñanza: Hay que tener en cuenta la traducción, es posible que de una a otra difiera cada estrofa, pero el contexto es el mismo:


Si 

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
todos la pierden y te echan la culpa;
si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de ti,
pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
si puedes esperar y no cansarte de la espera,
o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio,
y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría...

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso (desastre)
y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho:
tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,
o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas...

Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto La Voluntad que les dice "¡Continuad!".

Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;
si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,
si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos
tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.

NO DESISTAS

Cuando vayan mal las cosas
como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino
solo cuestas que subir,

cuando tengas poco haber
pero mucho que pagar,
y precises sonreír
Aun teniendo que llorar,

cuando ya el dolor te agobie
y no puedas ya sufrir,
descansar acaso debes
¡pero nunca desistir!

Tras las sombras de la duda
ya plateadas, ya sombrías,
pude bien surgir el triunfo
No el fracaso que temías,

y no es dable a tu ignorancia
figúrate cuan cercano,
pueda estar el bien que anhelas
y que juzgas tan lejano.

Lucha, pues por mas que tengas
en la brega que sufrir,
cuando todo esté peor,
más debemos insistir.

Tuiter: @canticoprimaveral
Blog: www.canticoprimaveral.blogspot.com
Propietario: Elkin de Jesús Uribe Carvajal
E-mail: uribece@yahoo.com
           uribece@gmail.com
Móvil: 3053331999

Observación: las cookies que se han añadido son las de Blogger, Google y AdSense.