Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 27 de septiembre de 2008

LOABLEMENTE ENCANTADORA


Sentado una noche de invierno frente a la hoguera,
favoreciéndome del frío de esa inviernosa época,
percibí un resplandor de sutil movimiento luminoso.
Mi cuerpo tembló, la piel herizó y al instante observé
atentamente, como esa apenas advertida huella
introducíase por estrecha claraboya a semejanza de la luz.

Mis piernas y mis dientes temblaron. Eterna fue la espera,
porque mi cuerpo al embeberse de una corriente loca,
sintió miedo, no sabía comportarse, todo era espantoso;
sin embargo, ingresé a la obscuridad y jamás imaginé
lo que encontré. Años ha... En aquella morada vivía ella:
Joven bella, de sinigual hermosura. ¡Oh silueta al trasluz!

Era como niña de casta: ¡toda belleza y ternura!
Flor de jazmin: delgada, flexible y longitud alta.
Crecíamos ambos la edad de mozos juveniles;
nos habíamos acostumbrado a nosotros mismos;
éramos como uno sólo, tal para cual, sin serlo así,
pero nos acatábamos, respetábamos y gozábamos.

De pronto no volví a toparme esa garba figura
y empecé a sentir que aquella amistad hacía falta.
Pasó el tiempo y mis pensamientos disímiles
vagarosos rondaban a acompasados ritmos;
Suposiciones me hacía. Recordaba el carmesí
de sus labios. Mi cuerpo y mi alma estábamos

en un delirio compungido. ¿Dónde aquel dialipétalo
desprendido de tan bella flor en cuál jardín estaba?
enloquecí de tristeza. ¿Por qué sin decirme se había ido?
¿Quién me había robado aquella perla que yo ansiaba?
Se abría entonces sin horizontes aquella soñada lontananza,
empezando a borrarse el futuro y hacerlo muy confuso.

Raudos se agotaron los días, los meses y los años. Pétalo
de sutil esplendor, curvilínea como bucles de onda aguada;
Expelía amor, cuando el ánimo de mi ser estaba abatido.
La hechaba de menos en mi libre elucubracion soñada
y le reverenciaba como al ícono divino con la loanza.
Era tan especial que me embrujó y abrazó en amor profuso.

Al sobrevenirme otro hábitat, yo ya la había olvidado.
Es muy fácil recordar cuando se tiene al lado, y muy fácil
olvidar cuando se está muy lejos. Pués, a decir verdad,
los recuerdos llegan cuando ya no se está presente,
y las nostalgias juguetonas borbotean sin parar...
Vienen cuántas y se van otras... simplemente sin remedio.

¿Por qué la distancia al sensible amor no le ha coyundado,
mientras que la cercanía, a la tierna amistad le es grácil?
porque la lejanía a las personas les deja en libertad;
mientras que lo próximo a la amistad, la hace resistente.
Las añoranzas, aquellas cuitas recordadas, son de acaparar
para volverlas a traer a escena, cuando se abandona el comedio.

Aquel ingreso a su morada me aleló de perplejidad.
Su casa ataviada de alta alcurnia, sólo estaba empolvada;
Las arañas tejían con dedicación su tela cazadora
de insectos que se columpiaban quedando atrapados.
Sentada en una butaca mecedora, estaba Estela.
Parecía que en su asueto diario ludicaba trovadora;

Todavía desplegaba, como por arte de magia, su calidad;
Aunque todo estaba en orden, la sala se palpaba azolvada.
yo que enamorado estuve... y ella fue de mí... su tañedora
y aunque nuestros sentimientos, hoy, no están... Haberados,
Debo expresarle a Estela, un canto flébil de sin igual locuela:
Adios vieja amiga, amable, querida y loablemente encatadora.

Medellín, del 5 al 13 y 23 de septiembre de 2008

¿QUIÉN FUE JORGE LUIS BORGES?

Primero: la niñez: Su nombre “sui generis”: Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo. Nace en Buenos Aires en la calle Tucumán 840....