Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

martes, 25 de agosto de 2015

CUENTO POETICO

Azucena
Entre a un jardín florido Una tarde
y la olfacción del aroma me extasió.
Una azucena de blanco celestial,
extendió sus Pétalos y me acogió.
Igual que esparce el aroma como el heno,
sentí abrigo de esencia en alarde
en aquella estancia de alivio ambiental.

Y me presente ante la blanca flor:
Lirio azul
Lirio morado
Lirio blanco
Yo soy un lirio vestido de azul o
morado o blanco; algunas veces hiedo;
Pero en otras, me parezco a ella; yo ...
Soy como la primavera, soy pleno.
Ante la amposidad lozana es por
lo que me lanzo con valentía, al ruedo.

Algunos han dicho que tengo una hermana
Lirio de los valles
llamada azucena; Otros Dicen, lirio
de los valles; y un hermano muguete:
Quien sustenta el hogar,  cual vertical cirio;
es médico de enfermedades cardíacas.
A la madre que esta en edad anciana
jardinero le cuida Como al pebete.
Muguete
Muguete se alejo una vez de casa;
sin dejar huella abandono el Jardín
florido. Marcho lejos,  mucho... Muy Lejos,
para apropiarse de valioso botín.
No había sospecha de artes maníacas.
Tampoco presunción, pues era la basa.
Nunca mostró falencias ni nunca dejos ...

Lirio de los Valles, se fue, con Anturio
Anturio
y abandono a su decrépita madre.
No había a quien solicitarle permiso.
Muguete que hacia las veces de padre,
ya no estaba, ocupaba otros lares;
tal vez ... ¡En muy buenos o malos augurios!
Se esperaba con afán: incauto aviso.
Girasol
Al pasar el tiempo, nació girasol
de Lirio de los Valles y de Anturio.
Girasol o Clita, enamoradora
de Apolo. Un día hubo un murmurio:
Los girasoles se volverían ángeles
y vagarían por cielo de arrebol
y del dios seria acariciadora.

La amada familia del jardín sería
deidad también. Cobijo de aquellos dioses;
había que rescatar a Muguete,
pues el linaje, ascendía de roces
en toda esa magnífica amistad.
A los dioses siempre se les llama usía,
respeto que se da, para evitar gloses.

Lirio de los Valles, recorrió sin ruedos
distancias grandes, por oídas de que,
Mugueta estaba en un destino fijo.
Ella se mantuvo en constante fe;
no dudó, su hermano es calidad.
Pero él, estaba anegado de miedos
y se le humilló como si fuera un hijo.

De regreso a casa conoció a Anturio
y a Girasol, y compartió su aventura:
El trofeo era venta de Zacatín.
Negocio que seria de bregadura.
Si este buen negocio a él, le caló;
para la familia seria su augurio.
¡Todos a laborar en el camarín!

Y se conectó de nuevo la familia.
Avecinando otra vez a la madre.
La prole creció, Anturio se hizo parte;
Girasol, laboraría con su padre.
Lirio de los Valles que de nuevo halló
a Muguete, les ofreció su vigilia
y les llamo a unirse en su arte.

Girasol atendía el zacatín.
Era una excelente dependiente.
Cuando su padre, salió a surtir;
ingresó un individuo insolente
a la tienda, agraviando a Girasol,
comportándose como un arlequín;
apuñaló a Girasol hasta morir.

Su intención era violar, más no robar.
Dejó clavado el puñal en el corazón
de Girasol; por consiguiente, las huellas.
Estas, le trastocaron su ambición,
dejando descubrir aquel tornasol.
¡Ah!... El próspero negocio del bazar,
dejó en la familia, penas y mellas.

Llegó el alguacil y tomó el caso.
Con pasión inició investigación.
Topó las huellas, las que analizó;
¡Vaya sorpresa! La aproximación,
presumió, que sería la vecindad;
este estudio sería de tipo craso,
pues a su rivalizador prejuzgó.

Cardo
Y en efecto, vecino de la siniestra,
cardo maduro y de hogar vigente
al conocer a Girasol, la violó;
porque por ella sintió amor ardiente,
alterando entre vecinos la amistad.
Su confección le subió a la palestra;
cual ejemplo, el castigo le punzó.

El logro de muguete para la prole
a trazas y restos quedó reducido.
Lo que parecía bienaventuranza,
terminó sobre las manos del bandido.
¡Tantos esfuerzos y luchas! Para nada.
Así es siempre: La lucha crece la mole,
y llega sin querer: Malaventuranza.

Y de este cuento nos queda el ejemplo,
una ocasional moraleja o enseñanza,
“No porque nos levantemos más temprano,
amanece más ligero”, la acechanza
es presente en forma real o en hada,
y siempre construye, todo un acto abyecto,
como naciendo de lo oculto o arcano.


18 de julio de 2015

CUENTO - EL INTERCAMBIO

Comenzó una mañana fresca después de un día de trabajo al dejar un puente largo de tres (3) días. Él salió y ella también, ya ambo...