Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 14 de junio de 2014

TRES HERMANOS BAYONA POSADA

Nacidos en Bogotá Colombia y muertos en la misma ciudad. Tres hermanos: Trilogía de literatos: Daniel nace 1887 y muere en 1920 a la edad de 33 años; Jorge nace en 1888 y muere en 1948  a la edad de 60 años y Nicolás nace en 1889 y muere en 1963 a los 64 años.
DANIEL fue espontáneo con poesía pueblerina y de sentido humano, se registran 19 poemas. Juan de Dios Bravo le indilgó la propiedad de este género de literatura, el lenguaje campesino. En compañía de Pedro Gómez Corena, escribió la novela Pasiones y Contrastes. Una muestra de su obra:
GUABINA CHIQUINQUIREÑA

Autor: Letra: Daniel Bayona Posada / Música: Alberto Urdaneta 
Ritmo: Bambuco (originalmente se ejecutó como guabina) 

Ven... ven... niña de mi amor,
ven... ven... niña de mi amor...
ven... ven... ven a mi ranchito
que te espero con ardor
que te espero con ardor,
ven a mi ranchito
que te espero con ardor.
Sí... sí... sí...
dulce y bella noviecita,
dueña de mi corazón,
vamos a ver a la Virgen
y a pedirle protección,
a rogarle con fe viva
que bendiga nuestra unión, 
a rogarle con fe viva 
que bendiga nuestra unión.
Por ti... mi única ilusión,
por ti... mi única ilusión...
por ti la calma perdí,
tengo enfermo el corazón, 
tengo enfermo el corazón,
la calma perdí,
tengo enfermo el corazón.
Sí... sí... sí...

nuestra marcha emprenderemos
de la aurora al despertar
y ante la Virgen bendita
nos iremos a postrar,
a rogarle con fe viva
que bendiga nuestro hogar,
a rogarle con fe viva
que bendiga nuestro hogar.

JORGE fue multifacético: Prosista culto, inmejorable y fecundo poeta, gran orador, extraordinario conferencista, ingenioso comediante, cuentista, crítico y ensayista. Escribió cuentos y ensayos, la novela recortes de vida y en poesía: Almas en embrión, Oraciones y paradigmas, Mundo interior, entre otras. Dirigió la revista letras donde publicaba sus semblanzas; y fue director del suplemento literario El Pueblo. Como modernista, sus versos fueron elegantes, castizos, rítmicos y con rima adecuada. A veces llegaban a ser eróticos. Como romántico, se refugió en la melancolía, que le permitió trascender a la mística, su obra Cantos de Hadas, simboliza el anhelo ilusorio de la belleza en sus sueños. Un bello soneto: 

RECONCILIACION 

Al cruzarnos en la ruta silenciosa nos miramos,
ella grave y pensativa y yo absorto, indiferente;
las bandadas de recuerdos aletearon en mi mente
y sin verlo, a un tiempo mismo las miradas esquivamos.


Muchas cosas, muchas cosas con los ojos nos hablamos
y volvimos a mirarnos largo tiempo, mutuamente;
detuvimos nuestros pasos del olvido en la pendiente...
sin sentirlo, sin saberlo con tristeza suspiramos…

Ella vaga sin camino; yo me aparto del sendero;
entre la morada cuenca de la noche ni un lucero
encamina nuestros pasos, ni señala nuestras huellas.

De repente tropezamos, nuestras manos se aprisionan,
nuestros ojos se persiguen, nuestros labios se perdonan…
y ¡del árbol de las sombras se desgajan las estrellas! 

 
NICOLÁS, el menor de los tres hermanos, su obra es clásica modernista, cantó a las costumbres populares campesinas como Daniel; pero también como Jorge, elocuente en sus versos íntimos y de delicados afectos, siguiendo la línea de la mística.  Además cultivó la poesía épica, siempre con hondo amor a la patria y a su pueblo. Extraordinario prosista y traductor; educador y periodista; historiador y académico. Muchas obras de las cuales podemos mencionar: Molinos de Viento (1948); y Sabanera (1963); obras laureadas: El Huerto de los Ruiseñores; y Las frutas Sabrosas. Obras antológicas: Panorama de la Literatura Universal; Panorama de la Literatura Colombiana; Historia de la Literatura Española, etc. El poema mixto:

 PA VOS MERITA

(Un poutoun, piai ma mort e
sien soulet. – Frederi Mistral.)

Y siempre disculpas
y siempre lo mesmo:
que ora no, porque va y nos atisban,
que cuando haiga escurana en los cielos,
que hacemos con eso morcillas pal Patas,
que qué dirá el cura si llega a saberlo.
Y yo mientras tanto, mi hijita querida,
espere y aguarde con alma y sombrero
me des la cosita que espero y aguardo
con una ganazas que toy que toteo…

¿Pa que, mi hijitica, pa que me ofrecistes
darme eso tan chusco, tan rico, tan güeno
y dulce y sabroso como un caramelo,
y pa que me hicistes con esa promesa
un toche entre tunas o un mirlo en ciruelo,
si vos, cuando estamos los dos solticos
y yo cuando te lo pido con tos mis alientos,
torcés el hocico, te hacés la bonita
y más colorada que un clavo entre el fuego
salís con disculpas la mar de toronjas
y ¿jurás que de yo son inventos?
Ya va pa dos meses y yo, mi hijitica,
como esa cosa de ayer lo recuerdo.
Sentaos en la cerca de piedras lamosas
que sirve a tu estancia de adorno y lindero,
charlábamos juntos,
felices, contentos,
y yo te decía
que, si sigue el maicito a güen precio,
pal año que viene
feriarnos podemos,
cuando de repente dio seis campanazos
el reló de la torre del templo,
y a otro momentico,
sonoros y lentos,
pidiendo oraciones a Nuestra Señora
del toque del Ángel vibraron los ecos.


¿Te acordás? Yo entonces
me paré anestético, me quité el sombrero
y en después que los dos, mi hijitica,
tras de santiguarnos con mucho respeto,
en señal de adorar la Cruz Santa
nos besamos la punta del dedo,
tras avemarías con un gloria padre
como palomitas volaron al cielo,
mientras que igualito que una bola roja
el sol se ocultaba detrás de los cerros,
chillaban las ranas, se plegaba el trébol
y olía la tarde lo más de regüeno.


Tus lindos ojazos buscaron mis ojos
apenas tuvimos los dos en silencio,
y al topar de golpe
que a yo me miraban tus ojos serenos
con una mirada más dulce que almíbar
y miles de veces más rica que un sueño,
no sabo qué cosa
corrió por mi cuerpo
que incendió mi sangre,
sacudió mis nervios
me ponió los pulsos como un redoblante
y me hizo cosquillas hasta entre los güesos;
sabo meramente,
mi amorcito bello,
que entre mis manazas
temblaron tus manos de flor de cerezo,
mientras nuestros labios,
como si quisieran decirse un secreto,
se iban acercando,
se iban acercando con igual deseo;
se iban acercando ya tanto que casi
se nos confundían nuestros dos resuellos,
y a no ser que entonces llegó tu hermanito
ya hubiéramos hecho lo que ambos queremos…


Desde aquella tarde,
dormido o despierto,
no puedo, mi hijita,
pensar sino en eso:
si riego las matas me mientan tu jeta
los claveles rojos y los novios frescos;
si güelo una rosa, me güele la rosa
a lo que tus labios tan lindos me olieron;
si me chupo un dulce
de esos labios al rompe me acuerdo;
en ellos pensando me meto en la cama
y con ellos soñando me espierto,
y hasta a taita lindo
le pido en mis rezos
que allá en la otra vida si a vos te hace lirio
a yo me haga entonces azul tominejo.
Ya ves, mi hijitica requetepreciosa,
que es la pura verdad que te quiero
con amor tan raizado y tan grande
como el árbol del atrio del templo.
Con yo de boberas
dejate un momento,
por tenés las mesmas
ganazas que tengo
y además te juro por todos los santos
que anaide en el mundo jamás se lo cuento.
Mirá… Tamos solos
critica mesmo…
Poné la jetica pa darme el gustazo…
por Dios, mi hijitica… ¡No es más que uno mero!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUAN LOZANO Y LOZANO

En esta oportunidad he traído a un colombiano de nombre JUAN LOZANO Y LOZANO, nacido en Ibagué Tolima el 6 de abril de 1902 y fallecido...