Buscar este bloghhttps://www.canticoprimaveral.blogspot.com

sábado, 27 de abril de 2013

ODYSSEUS ELYTIS
Llamado simplemente Odysseus. Nace en Iráklion, Creta, en 1911 y fallecido de repente en Atenas en 1996. Traductor griego, poeta y ensayista. Su poesía es una mezcla de surrealismo y denuncia social. Estudió Filología y Literatura en la Sorbona de Paris. En la segunda guerra mundial fue teniente en las filas contra la ocupación de italianos y alemanes. Premio Nobel en 1979. De su obra poética se destaca: El sol soberano, 1943; Dignum est, 1959; Seis y un remordimiento para el cielo, 1960; El monograma, 1971; Al oeste de la tristeza, 1995.

Premio Mediterráneo de poesía en 1988; Honoris Causa de la universidad La Sorbona, Roma 1987 y universidad de Atenas en 1987.
 
HACIA UN PAIS LEJANO Y SIN PECADO MARCHO…
 
Hacia un país lejano y sin pecado marcho.
Ahora me acompañan ligeras criaturas
con auroras en el cabello boreales
y suave doradura en la epidermis.

Por las hierbas avanzo, con la rodilla como proa
y mi aliento expulsa de la faz de la tierra
los ovillos últimos del sueño.
Y los árboles marchan a mi lado, en contra de los vientos.

Grandes misterios veo y extraños:
Fuente, escondite de Elena.
Tridente con Delfín, la señal de la Cruz.
Puerta blanca, la impía alambrada.

Por donde he de pasar glorioso.
Las palabras que me traicionaron, con bofetadas
se hacen mirtos y palmas
que repican ¡Hosanna el que viene!

Como placer de frutas veo la privación.
Sesgados olivares con un poco de azul entre los dedos
los años de la ira detrás de los barrotes.
Y playa ilímite, empapada en sortilegios de ojos bellos,

el fondo de la Marina.
Por donde puro marcharé.
Las lágrimas que me traicionaron, con humillaciones
se hacen brisas y pájaros sin tarde

que repican ¡Hosanna el que viene!
hacia un país lejano y sin pecado ahora marcho.
 

SINUOSIDAD

En las franjas moradas del dolor
En las estatuas de la agonía
En los húmedos silencios
Hay un rostro
Tan a fondo extraído de las lágrimas
Tan incomprensible
Tan caliente en la mano que le hace señas
Otro rostro
Una visión con antorchas que rasga la desolación
A horcajadas la noche en sus cordilleras
Con estrellas como señales que se lanzaron con honda
Antaño desde la edad de su infancia
Y dan el buen viaje de la vida
Sobre las pendientes de la compasión.

Hay
Una tierna curva que al dolor adeuda
La aventura de su torrente de luz
Una lupa que une los errores
Como entrañas supinas que arrojó la suerte
Allí


Un buen -por la sombra que lo hechiza- muro
Forma un ángulo antes del llanto
Después llegan las tallas del desastre
Árboles con los únicos muebles de sus dedos
Con la única fe de su hablar desarraigado
Es bueno que no hablen aquellos que vivieron
Los demás sostienen lamentos en las manos
Corriendo más allá como alas imbautizables


Vivieron
Un pozo abre miedos tras cada una de sus esperanzas
Por qué ha de temblar este alambre
Este pájaro qué mirada ha de alimentar
Qué queremos
Hay


Un rostro apagado en cada telón de olvido.

 

JUAN LOZANO Y LOZANO

En esta oportunidad he traído a un colombiano de nombre JUAN LOZANO Y LOZANO, nacido en Ibagué Tolima el 6 de abril de 1902 y fallecido...